Recomendaciones y sugerencias para aprovechar al máximo este estilo inspirado en los años 80.

Maquillaje metálico: los sí y los no de esta tendencia

Recomendaciones y sugerencias para aprovechar al máximo un estilo inspirado en los años 80.

Desde su máximo esplendor en los 80, el maquillaje metálico no perdió vigencia ni su buena fama como un recurso indispensable para iluminar y crear un foco de atención.

Sin embargo, las texturas se actualizaron, diversificando la intensidad del brillo y alcanzando dos extremos: el acabado sutil y el brillo colosal.

La primera opción incluye labiales y sombras tenues en tonos naturales, aplicadas especialmente en la esquina interna del ojo, y también está presente en los rasgos remarcados con la técnica de strobing.

La versión estridente y más disruptiva, por su parte, está conformada por sombras o labiales rojos, azules, verdes, violetas y hasta en negro intenso; sin dejar de lado, la gama del oro, plata, bronce y cobre, que no pierden terreno en las nuevas propuestas.

Cualquiera sea la alternativa elegida, para lucir acertadamente este estilo, existen algunas reglas básicas. Acá, te contamos cuáles son.

El maquillaje metálico es perfecto para destacar sin mucho esfuerzo.

Los SÍ

 Crear puntos de atracción: Un toque de brillo siempre sube la apuesta de un makeup look. Por eso, si la intención es pensar en un un foco destacado, este tipo de texturas serán aliadas infalibles.

 Empezar de a poco: Para evitar excesos, lo recomendable al trabajar con pigmentos metalizados es agregar el producto paulatinamente. A veces unas ligeras pinceladas bastarán, y otros, serán necesarias varias capas para lograr el efecto deseado.

 Aplicar sobre pieles bien cuidadas: La mayoría de los productos con acabados brillantes exigen un cutis impecable e hidratado. El consejo extra es utilizar un primer para facilitar la aplicación en ojos y boca.

 Usarlos en looks osados y vanguardistas: Las pasarelas muestran infinitas propuestas que sirven como inspiración. Los favoritos: aquellos de paleta monocromática, en la gama de los dorados, plateados y cobrizos. Otra versión muy chic: los tonos pasteles con destellos de metal y los smokey eyes con este tipo de colores.

Combina el pelo y el makeup: ¿Quieres ir más allá con esta tendencia? Añade brillo a la melena, haciendo juego con el maquillaje. Las nuevas técnicas de coloración ofrecen tinturas metalizadas en distintos tonos. Para las rubias, están recomendados los destellos dorados, grises o rosas. Mientras que a las morochas, les favorecen los plateados y lilas.

Beauty File by Frumboli RECOMIENDA

Coloración metálica
L´Oréal Professionnel
Majirel Metals
Encuentra el salón más cercano para asesorarte con un profesional.

Mezcla colores con acabados metalizados en un smokey eyes vanguardista.
Lo mejor es dosificar los tonos metálicos. Úsalos para destacar un área del rostro.
Elige colores cálidos para sumar un toque de luz a tu makeup look.

Los NO

 Utilizarlos en looks naturales de día: Aunque un ligero brillo puede ir perfecto con un maquillaje con una impronta natural, conviene reservar las texturas más estridentes para una estética nocturna y más osada.

 Para disimular imperfecciones: Mientras más lejos se encuentre el tono metálico, menor será la atención sobre ese punto. Esto conviene tener en cuenta cuando se busque minimizar un rasgo determinado.

 Colocarlos en labios sin delineado: Las bocas metalizadas son un must have de la temporada. Sin embargo, es obligatorio su definición de los labios con un delineador del mismo tono del labial.

 Elegirlos en pieles con textura irregular: Cuando hay pliegues en los párpados, líneas de expresión en el contorno de ojos o en la comisura de los labios, lo mejor es evitar las sombras, delineadores o labiales metálicos.

 Crear una estética exagerada: Por el poder de atracción que tienen estos acabados, la sugerencia es elegir un solo elemento con esta apariencia en todo el makeup. Una regla infalible: pequeños toques pueden marcar la diferencia.

Si quieres más metal en tu look, no descartes uñas y pelo.