Cuáles son las opciones que no pueden faltar en tu maletín profesional. Además, los tips para cuidar cada elemento.

Guía definitiva para elegir pinceles y brochas de maquillaje

Te contamos cuáles son las opciones imprescindibles y que aseguran un impacto destacado. Además, los tips para cuidar y guardar cada elemento.

El uso de productos de calidad marca la diferencia entre un buen maquillaje y otro sensacional. Pero este no es el único ítem que facilita la tarea de los make up artists. Una buena selección de pinceles y brochas también ayudará a realzar la belleza de cada mujer.

En Beauty File lo sabemos y queremos ayudarte en la elección de tu kit de maquillaje profesional. Para eso, te brindamos la información más completa y las recomendaciones de Bettina Frúmboli y su staff.

 

DE MAYOR A MENOR

Las brochas más grandes son indicadas para aplicar el maquillaje o el polvo en las zonas amplias del rostro mientras que las medianas son usadas generalmente para realizar la técnica de contouring o colocar el blush. Los pinceles finitos, en cambio, resultan justos para el make up en las zonas más pequeñas, como los ojos, para la aplicación de corrector y el labial.

¿CERDAS LARGAS O CORTAS?

Esta longitud definirá la función de cada pincel. Las brochas de pelo corto ofrecen un resultado más preciso, mientras que las de terminación alargada brindan mayor libertad de movimiento y se usan para difuminar.

CORTES DE PELO en pinceles

Cada corte te ayudará a lograr un efecto distinto, identifícalos:

kit de maquillaje
CORTE PLANO


CORTE REDONDO


CORTE PUNTIAGUDO


CORTE BISELADO


CORTE ABANICO

LA MEJOR VARIEDAD

Estas son las opciones que no pueden faltar en tu set, clasificadas según el producto o la técnica que quiera aplicarse.

PARA EL ROSTRO:

POLVOS SUELTOS Lo indicado en este caso es un modelo de brocha densa, pero suave al tacto, esponjosa y de pelo natural o sintético.

Esta también podrá usarse para difuminar.

RUBOR Y CONTOURING Los productos específicos para estas dos alternativas son un pincel angular, para marcar bien el contorno con el polvo o rubor, y otro pequeño de pelo sintético, para esparcir las presentaciones en crema.

BASE DE MAQUILLAJE Deben colocarse con brochas de gran tamaño, suaves y con terminación redondeada. Generalmente vienen de cerdas naturales. Hay alternativas más voluminosas y otras planas. Para lograr una cobertura uniforme y ligera, lo mejor es utilizarlas con pinceladas cortas, hacia adelante y hacia atrás.

Otra posibilidad es optar por una esponja, que aportará mayor cobertura a la hora de aplicar las bases.

CORRECTOR El pincel compacto y plano es justo para esta finalidad. Si cuenta con punta redondeada, favorecerá la difuminación del producto. Los pinceles para aplicar el corrector deben ser siempre de pelo sintético.

PRIMER La elección acertada será un pincel plano y pequeño, similar a la brocha para base, pero de menor tamaño.

ILUMINAr Un elemento compacto permitirá la aplicación de polvos ultra satinados en los pómulos y el centro de la nariz.

quitar exceso DE POLVO DEBAJO DE LOS OJOS El pincel abanico cumple esta función y también sirve para aplicar polvos brillosos.

PARA LOS OJOS:

SOMBRAS de ojos Están indicados los modelos planos, suaves, de cerdas naturales y con punta redondeada.

Existen distintos tipos, que se usan según el efecto que se quiera lograr, como simplemente aplicar sombras o pigmentos hasta esfumar distintas zonas del ojo.

CONTORNO DE OJOS  Se usan los modelos con cerdas cortas en forma de gota.

DELINEADOR LÍQUIDO  Se aconseja elegir pinceles bien finos, que permitan crear líneas precisas.

DELINEADOR EN GEL  Será útil un pincel firme de punta biselada o plana. Aportará definición y permitirá crear líneas de distinto grosor.

CEJAS  Conviene utilizar un pincel angular pequeño, que simule el efecto natural y preciso que se busca.

PARA LA BOCA:

LABIAL  Los pinceles de pelo sintético, con punta plana y redondeada: los más adecuados.

un tip
En un set de maquillaje profesional será necesario contar con pinceles de pelo natural y de pelo sintético. Los primeros son perfectos para productos a base de aceite y los últimos para el maquillaje en polvo.

¿Cómo cuidar brochas y pinceles?

 

 Guardarlos en fundas o estuches específicos.

 

 Una vez por mes lavarlos con agua tibia, un champú suave y una gota de acondicionador. Luego, enjuagarlos con agua fría y retirar el exceso de humedad sin frotar ni presionar.

 

 Colocarlos en posición horizontal sobre una toalla para que se sequen al aire libre.

 

 En el caso de las brochas de pelo sintético o cuando si se utilizaron productos con mucho pigmento o a prueba de agua, aplica algún aceite o desmaquillante para retirar los restos de cosméticos.
PARA UNA LIMPIEZA DE EMERGENCIA, SE PUEDEN FROTAR LAS CERDAS CON UNA TOALLITA HÚMEDA HASTA RETIRAR EL COSMÉTICO.

TE RECOMENDAMOS LEER TAMBIÉN:

pinceles y brochas